martes, 26 de septiembre de 2017

NUEVA COLMENA APADRINADA: CAJA RURAL DE ASTURIAS

No solo de vacas se vive en Asturies
Asturies Paraíso Natural. Tierra de mar y horizontes, verde de montes y negra de minerales.
Nos parece fantástico que una entidad como la CAJA RURAL DE ASTURIAS decidiera apostar por nuestro proyecto, dando un paso más en su labor, apadrinando una colmena en Asturias.
Con este hecho, apuesta por el desarrollo de algo más que las vacas. Sabemos que la CAJA RURAL es consciente de lo duro que son todas las actividades del campo asturiano, y que con su apadrinamiento 50.000 abejas van a poder ayudar al resto de campesinos y ganaderos. Porque las abejas polinizan las huertas, los arboles y los prados. Porque sin abejas no habría paisajes ni paisanajes. Porque sin abejas el mundo rural sería de otra manera.
Gracias CAJA RURAL y en concreto a la oficina de Grao por su compromiso con el medio ambiente y el medio rural. Saludos tater@s¡¡

jueves, 14 de septiembre de 2017

LA EMPRESA PERFECTA


El objetivo de una empresa u organización es la productividad, es decir obtener un resultado positivo a través de la transformación o proceso basado en la rentabilidad.

En ese punto el ser humano lleva la delantera en nuestro planeta al respecto de seres vivos… ¿o no?

Tenemos en plena naturaleza verdaderos ejemplos de vinculación productiva, de interés empresarial. Comenzando por las abejas.

¿Sabes que un una colmena, como en cualquier cadena productiva, las diferentes tareas están repartidas entre especialistas?

¿Te has dado cuenta de que la dulce miel, no deja de ser un excedente de producción de la que los humanos (entre otros) nos beneficiamos?

Bueno quizás debamos comenzar por el principio, ¿sabías que en una colmena es necesario hacer múltiples tareas? Seguro que lo primero que te viene a la cabeza son las abejitas que con más o menos fortuna traen el alimento a la colmena, pero, ¿habrá más funciones?

La respuesta es un sí rotundo. Una colmena es como una ciudad. Una ciudad de entre 40.000 y 80.000 habitantes. Pero una ciudad plenamente orientada a la felicidad de todos sus miembros. Una ciudad que trabaja para el bienestar común. Y como todas las ciudades, ha de tener profesionales que velen por el correcto desarrollo de la vida en esa ciudad.



¿Te imaginas tu ciudad sin un trabajo especializado? ¿Que haríamos sin médicos o profesores? ¿Que haríamos sin mecánicos o albañiles? ¿Que haríamos sin limpiadores o guardias? Te imaginas tu ciudad sin guarderías, o sin supermercados o sin panaderías.

Vamos un poquito más allá si te parece. Estoy segura de que no eras consciente de que en una colmena hay de todo eso. Las abejas tienen enfermeras y guarderías. Tienen constructoras y reparadoras. Tienen limpiadoras y guardias. Las colmenas tienen tiendas y almacenes. Y si, cuando piensas en las abejitas que ves en las flores, tienes razón también tienen transportistas.

Bien pues todas estas profesiones las tenemos dentro de esta gran ciudad. Una ciudad con el claro objetivo de obtener el bien común de la ciudad, eso ha quedado claro ya.
Pero como particularidad, como hecho diferencial (quizás en este punto radique el éxito de una colmena), estas especializaciones laborales no son exclusivas. Es decir una abeja guardiana no acude a una academia de policía para convertirse en eso toda su vida. O una enfermera o nodriza lo es para siempre.

Nada más nacer, se transforma en limpiadora, y arregla las cedillas en las que la reina depositará sus huevos, o donde sus compañeras pondrán el néctar o el polen. En esa función está unos días.

A continuación la abeja ejerce de nodriza, es decir se encarga de cuidar de las crías de los huevos y las ninfas pendientes de nacer, ¡normal es lo que tiene más reciente!, con sus cuerpos general calor para la cría. Prepara la Jalea Real que solo comerá la Reina, así como la comida para zánganos y obreras conocido como pan de abeja.

En esa función está unos días y para pasar a ser constructora. Hasta ahora hacia reparaciones, pero como ha aprendió bien el oficio  de la albañilería ahora edifica obra nueva. Construye panales y celdillas. También construye avenidas y carreteras, llamados pasos de abeja. Y lo hace con la cera que ella misma fabrica con las glándulas cereras.

Después de este duro trabajo se encargan de almacenar el néctar que traen las obreras pecoreadoras del mundo exterior. Lo van almacenando poco a poco en los panales con sumo cuidado para que todo vaya bien organizado. Pero no solo almacenan el néctar también el polen el gran aliado de las abejas a la hora de dar de comer a la cría, es la proteína necesaria en una colmena.


Tras pasar esta fase de almacenera, inicia el viaje hacia la puerta, la piquera y por decirlo de alguna manera, hace la mili, se convierte en guardiana o en soldado. Ahora monta guardia en la piquera y vigila la entrada de la colmena, deteniendo a extraños o identificando las visitas. 

Solo después de estos 21 días dentro de la colmena, entre todos esos trabajos que hemos comentado, le toca salir al exterior. Nuestra amiga se transforma en exploradora primero, y pecoreadora después. Sale fuera de la colmena a recoger toda la materia prima para la supervivencia y la continuación de la cadena productiva. Ahora es campesina y transportista.

Esta será su última faceta laboral. Y no llegará a la jubilación…

Muchas veces las personas que visitan nuestro colmenar, nos preguntan cuánto tiempo viven, y eso un tema a discutir, porque no viven lo mismo en invierno que en verano. En verano mueren mucho antes mientras en invierno duran más días, y eso es porque en verano trabajan mucho, y por tanto la afirmación en la que se dice que una abeja tiene una duración de unos 800 km y tras ellos mueren agotadas, tiene una base razonable muy solida.

Como puedes ver, las abejas pasan por todos los estadios laborales, y quizás por eso todas unidas son el mejor ejemplo de una empresa ordenada, productiva y sobremanera rentable.

Como en el mundo de la empresa, una colmena es un concepto de desarrollo global, en el que todas las funciones son importantes, en las que el trabajo más humilde o la responsabilidad más extrema no tienen nada que hacer el uno sin el otro. Una colmena es una empresa perfecta.


Ah y para los que habéis pensado en la abeja reina o en los zánganos, eso serán temas de otra historia.

jueves, 17 de agosto de 2017

EXPERIENCIAS MÁGICAS

Cuando recibes visitas como la que hemos tenido hoy, solo podemos decir una cosa, GRACIAS.

Gracias a Charo por contar con nosotros y dejarnos compartir nuestra pasión con tres personas excepcionales. Gracias porque tu trabajo va mas allá de tu obligación y de tu horario.
Gracias a Azucena, una mujer tierna que lee los periódicos cada día y trata a los que allí salen como amigos, le da igual que sea el presidente de Francia que un Concejal Asturiano.
Gracias a Marino, un paisano bajito con una expresividad que solo se ve alterada por su respeto por las abejas, y por su admiración por su vaca, su cerdo y su gallina, que le hablan desde una cajita de ruidos.
Gracias a José Luis, un fanático del deporte que sueña con que llegue pronto el mes de agosto, porque le va a traer muchas cosas buenas, lastima que sea del Real Madrid.
En fin, hoy nos han visitado los ocupantes de una casa tutelada de Avilés en la que viven personas especiales. Especiales y magníficas.

No creo que la sociedad asturiana tenga lo suficiente como para agradecer a FASAD, mejor dicho, a los trabajadores y trabajadoras de esta empresa pública de asistencia del Principado de Asturias, todo lo que hacen por estas personas que necesitan una atención especial, solo por ser eso, sus trabajadores son especiales.

Gracias chicos por dejarnos compartir nuestra pasión con vosotros.

Os esperamos de nuevo en Santa María de Grao cuando queráis.

viernes, 21 de julio de 2017

EL NUESU MIEL YE SABOR

Si la lluna ye de miel, el nuesu miel ye sol. Sol y naturaleza. Duce como’l nuesu branu. Diversa como la nuesa vexetación. Lluminosa como’l nuesu mar.
El nuesu miel ye sabor. Sabe a castañales o pumares. Sabe a monte o a praos. Sabe a monteo a güertes.
El nuesu miel ye riqueza. Rica y natural como los nuesos paisaxes. Atentu y cariñosa como les nueses xentes.
El nuesu miel ye compañera. Amiga de carnes y de pexes. Aliada de verduras y de panes.
El nuesu miel ye costume. Folclore de gaita y de tambor. El nuesu miel ye la nuesa hestoria.
El nuesu miel ye abeyes. Miel fecho por amigues, por familia. Miel fecho con ciñu y con mimu.
Amuesa miel ye entrega. El nuesu miel ye un regalu, ye un presente de sacrificiu y dedicación. Regalu del campu y la naturaleza.
Les nueses abeyes agasáyennos colo meyor que-yos da Asturies. Les nueses amigues regálennos la so ayalga. La so ayalga ye’l nuesu miel.
El nuesu miel ye Asturies.


lunes, 10 de julio de 2017

NUEVA COLMENA APADRINADA: FAMILIA VISA OTAZO.

Os presentamos una nueva colmena apadrinada en Les Colmenes de Tate, su nombre es FAMILIA VISA OTAZO.

Nos la apadrinada Nacho desde Valladolid, nos vio en agroesfera, le gustó lo que hacemos y no dudo en apadrinar una colmena con nosotros.
Esperamos que venga la familia a ver su colmena este verano. 
Si queréis apadrinar una colmena en Asturias, www.lescolmenesdetate.com, os esperamos, Saludos tater@s¡¡¡

martes, 13 de junio de 2017

VISITA PADRINOS COLMENA FLASHINTERVIEW

Empezamos la temporada de visitas de padrinos primavera-verano 2017. Este fin de semana tuvimos la visita de los padrinos de la colmena FLASHINTERVIEW. Desde Gijón Arantxa, Carlos y Bárbara, vinieron a nuestro colmenar a conocer su colmena apadrinada.


Un día de mucho calor, pero que mereció la pena disfrutar con los padrinos, los cuales, nunca habían visto una colmena por dentro y mucho menos disfrutar de las abejas tan de cerca.
Nada más llegar les explicamos que es el ahumador y para que sirve en el colmenar, mientras se equipan con todo lo necesario para poder entrar en el colmenar. 
Una vez dentro nada más subir al colmenar, pueden ver como entran y salen las abejas de las colmenas, sin descanso, llegando cargadas de polen en sus patitas traseras.
Les damos una charla de apicultura lo primero contarles que clase de colmenas van a ver en el colmenar y cuales son las partes que la forman y para que sirven cada una de ellas, así como explicarles quienes son los miembros de la colmena, su alimentación para después poder abrir su colmena apadrinada y ver todo lo que les vamos explicando.
Intentamos hacerlo lo más divertido y ameno posible, de eso se trata que pasen un buen rato con nosotros y con las abejas, fuera miedos¡¡¡
A continuación les llevamos a su colmena, les explicamos como abrirla, como usar el ahumador, que verán dentro de la misma. Pudieron distinguir el Néctar  de la miel, pasando por el Polen, ver la puesta de la reina, comprobar como se diferencia el huevo de la obrera del de zángano…no paramos ni un minuto.
Un día de mucho calor, pero que mereció la pena disfrutar con los padrinos, los cuales, nunca habían visto una colmena por dentro y mucho menos disfrutar de las abejas tan de cerca.
Nada más llegar les explicamos que es el ahumador y para que sirve en el colmenar, mientras se equipan con todo lo necesario para poder entrar en el colmenar. Una vez dentro nada más subir al colmenar, pueden ver como entran y salen las abejas de las colmenas, sin descanso, llegando cargadas de polen en sus patitas traseras.
Les encantó la experiencia que vivieron en el colmenar, y sobre todo comprobaron que su colmena va creciendo día a día ojala llegue a ser una supercolmena que de muchos kilos de miel, pero vamos poco a poco, que no hay prisa para eso. Saludos tater@s¡¡¡

domingo, 28 de mayo de 2017

MI PRIMER ENJAMBRE SOLA EN EL COLMENAR.

El enjambre es el método natural de reproducción de una colmena. A grandes rasgos podemos decir que cuando una colmena tiene muchas abejas, la mitad junto a una reina se independizan, salen fuera y se buscan una nueva casa. Además por mucho que los apicultores intentemos evitarlas, por la pérdida que puede suponer, es muy complicado y siempre te puede salir alguno.


El caso es que en Les Colmenes de Tate tenemos muy controlada la enjambrazón, pero de vez en cuando se produce algún enjambre. Hasta ahora siempre los habíamos cogido por métodos más o menos tradicionales, pero desde que tengo que ir sola al colmenar, encontrar allí un enjambre habría sido un problema. Con Ricardo siempre parecía fácil, pero yo soy pequeñita y en ocasiones las abejas se ponen en sitios muy complicados.
Ricardo miró e investigó mil maneras para que yo sola pudiera coger un enjambre. Incluso escucho a los ancianos del pueblo, su método de la sábana blanca. Método que otro día os explicaré, pero que descartamos nada más escucharlo.
Tras mucho investigar llegamos a la conclusión que el método de la aspiración podría ser el menos nocivo para las abejas, y el más sencillo para alguien como yo. Compramos un soplador, de los de hojas que se ven a los operarios de jardinería de los parques, pero con un motor de combustión, ya que en el monte no hay enchufes, evidente.
Lógicamente si sopla aire, es que de algún sitio lo tiene que aspirar, mejor dicho por algún sitio lo aspira, y aunque esa no es la función para la que esta máquina se inventó, nos aprovechamos de esta coyuntura. A partir de esa máquina y por diferentes diseños que vimos en la red, fabricamos un receptáculo al que irían a parar las abejas tras ser aspiradas, una especie de núcleo con cuadros como los que hay dentro de las colmenas, para que se encuentren como en casa. Un tubo de una aspiradora nos sirvió para terminar nuestra máquina. Y además le pusimos un sistema por el que minorizamos la cantidad de caudal de aire que aspiramos. Se trata de que este aire de succión sea un poquito más intenso que las corrientes de aire a las que nuestras abejas se enfrentaban cada día. Ya sabéis que para nosotros lo más importante son nuestras abejas y su bienestar.
Bien, pues el otro día, como os decía, llegué sola al colmenar y mi sorpresa fue cuando me encontré un hermosísimo enjambre colgando de nuestro cerezo. Los conoceréis ya por algunas fotos que he colgado en floración o de sus frutos. Anda que son tontas las tías, buen sitio para colgarse. Además el enjambre tenía forma de corazón.
Al verlo comencé a ponerme nerviosa, pues aunque sabía exactamente lo que tenía que hacer, el encontrarme sola ante esta situación me generó inquietud. Pero inmediatamente, al segundo, en mi cerebro empezaron a formarse imágenes automáticas de cómo utilizar la máquina. Lo habíamos ensayado varias veces, pero sin abejas. Estaba segura de lo que tenía que hacer. Y lo hice.
En este vídeo colgado en nuestro canal de youtube, os enseño el enjambre en el colmenar.
Descargue el cajón de recepción, la maquina, la manguera e incluso el serrucho y el hacha. Puse el núcleo final en su sitio y en el cajón de recepción metí cuadros de las colmenas. Cría abierta, cerrada y alimento. Monté la maquina que para su transporte viene por partes. La arranqué y gradué la potencia de la succión.
Acerqué el extremo de la manguera con reservas al enjambre y succioné las primeras abejas. Antes de continuar con la succión miré en el cajón. Para eso le pusimos una puerta transparente. Vi que las abejas, aunque un poco desconcertadas, rápidamente se ponían en los cuadros. No vi ninguna víctima y me cercioré de que funcionaba a la perfección. Ahora sí, ahora puedo aspirarlas todas me dije, y desde unos 20 cm del enjambre fui acercando poco a poco la manguera. Las abejas comenzaron a pasar al interior del receptor que yo controlaba constantemente. Tras pocos minutos todas las abejas estaban en su sitio. Es maravilloso ver como su instinto, caso de forma automática las hacia ocupar diferentes puestos en los cuadros. Cada una comenzó con su trabajo. Unas nodrizas, otras obreras reconstructoras, otras ventilando…
Tras dejarlas unos minutos para que se tranquilizaran dentro de su casa temporal, coloqué un núcleo normal en su sitio en el colmenar, el de la máquina al lado, y casi simultáneamente abrí las tapas. Inmediatamente y de dos en dos trasladé los cuadros de uno a otro núcleo, volqué el de la maquina boca abajo sobre el definitivo y cerré las tapas. Ahora otra media horita de descanso.
En este vídeo os cuento la experiencia de coger el enjambre con este sistema.
Llegó el momento de abrir la piquera y ¡tachan!, del interior del núcleo no salió ni una señal de que dentro estaban cómodas,  pero todas las que inevitablemente no había capturado con el aspirador, y que llevaban mucho tiempo sintiendo la feromona de la reina y revoloteando alrededor del cajón, comenzaron a enfilar la piquera y a entrar en su nueva casa.
Ahora el núcleo está en el colmenar, durante un par de semanas no las molestaré. Que descansen. Que se hagan fuertes estos días y en poco tiempo os contaré si se ha hecho grande, fuerte y gordo como todas las colmenas vecinas de los padrinos de Les Colmenes de TATE. Saludos tater@s¡¡¡